Retrato Perfecto

En una floja y poco artística era de fotografía digital, no cuesta mucho convertirse en el mejor fotografo de tu red de contactos de Facebook. Solo tienes que seguir una sencilla lista de datos que elevarán tu juego.

No estoy diciendo que todos que tengan una cuenta en Flickr necesitan ser como Helmut Newton o William Eggleston o incluso saber lo que es el F-stop, pero la cosa es simple: las cámaras digitales son herramientas poderosas y hacen el duro trabajo técnico por ti. Lo cual significa que todo lo que debes hacer es darle firmeza a las cosas fáciles-un par de cosas fundamentales sobre encuadre, iluminación, y qué buscar. Y te divertirás mucho más, hasta sintiendo orgullo por los resultados. La idea es dejar de apuntar y disparar y orar porque tu cámara entregue algo increíble y comiences a volcar los momentos que ves en las fotos que tu quieres.

¡Aprende a usar esa cosa! 12 reglas a prueba de tontos para hacer fotos digitales más inteligentes, extremas y mejores. 

Sigue leyendo...

  1. Piensa en la cámara como tu diario visual. Es tu testigo y tu memoria. Fotografía lo que conoces y lo que amas.



 2. ¡Sé cándido! Fotos de un grupo de personas sonriendo como el Gato de Cheshire o paradas en fila como las Rockettes son increíblemente aburridas. Aprende a tomar fotos sobre la marcha, cuando tus amigos apenas noten que están siendo fotografíados. Es ahí cuando capturas momentos insólitos, graciosos y reales.







3. "El nombre del juego es llenar el cuadro" Cualquier persona que haya estudiado fotografía en una escuela de arte te dirá que éste es una de las perogrulladas que los profesores intentarán que te lo grabes a golpes ad nauseam. Así que mete todo adentro, aunque estés fotografíando un abrebocas de 10 lucas o a tu hijo de 2 años. Nadie quiere ver el decorado del lugar, queremos ver el parmesano derritiendose sobre el foie gras y nadie quiere ver el nuevo set de columpios, queremos ver los ojos de tus hijos.




4. Cuando fotografíes a niños, baja hasta su nivel visual.




5. Tirar o no tirar el flash. Tu cámara no hace las fotos, las haces tu. Aprende a manejar el flash para diferentes efectos.
Deja el flash encendido para aquellas fotos de iluminación dura, extremas, del estilo Terry Richardson o American Apparel que están tan de moda.

Apaga el flash para fotos más suaves y perdonadoras, con ese brillo y luz natural. Piensa en retratos, naturalezas muertas, tomas de comidas, cada vez que la luz sea perfecta sola.



6. No hagas el ángulo obvio. Cuando fotografíes sujetos que han sido fotografiados un billón de veces, busca un acercamiento único. Espera hasta que una estilosa chica francesa pase frente a tu toma de la Torre Eiffel. Cualquier cosa que pueda hacerla más interesante, más personal, más , que una postal de turistas.



7. ¿Quieres estar en tu propia foto? No te tomes uno de esos autoretratos típicos de Facebook, en donde tu brazo está en el encuadre y el ángulo es incorrecto. Sólo pídele a alguien que tome la foto por tí o usa la función Timer de tu cámara.




8.¡Métete en la acción! "Si tus fotos no son tan buenas, tu no estás tan cerca"- Robert Capa, legendario fotógrafo de guerra.
Olvídate del zoom, tu quieres participar de la foto, no ser un observador pasivo desde lejos. Así que haz como dice Capa y acércate.





9. Es una cámara, no un encendedor. ¿Te has fijado que en los conciertos todos comienzan a fotografiar cuando la banda toca su éxito más grande? No seas como esas personas. Sin importar cuán duro lo intentes, nunca podrás capturar la canción que la banda está tocando. Es ahí cuando deberías estar rockeando, no jugando con los controles de tu cámara.





10. Sé atemporal. Fotografía en blanco y negro. Sugiere cierta atemporalidad, desvanece el ruido de fondo a negro y hace que la pel de las personas se vea impecable (y que la ropa se vea un poquito moderna). Recomendables para las bodas.







11. Borrar. Borrar. Borrar. Guardar. Borrar. Toma cien fotos y borra noventa y nueve. Pero recuerda que siempre hay un error feliz - los desenfoques, los locos efectos de luz. Reconócelos y guárdalos.







12. Y por último, ¡déjate llevar! ¿De qué hay que avergonzarse? Nadie se arrepiente de las fotos que se toman. Nos arrepentimos de las que NO tomamos. Así que lleva tu cámara a todos lados y fotografía tu vida descaradamente. Ah, pero recuerda. Siempre mantén los desnudos fuera de internet.



    Comments

    Popular Posts